El aprendizaje de ELE basado en problemas

Seguro que os acordáis de los típicos problemas de matemáticas en los que hay un enunciado que se plantea una incógnita a resolver. Estos días estuve leyendo la obra: El aprendizaje basado en problemas: guía del estudiante, la cual propone este sistema didáctico para cualquier disciplina. En un principio me costaba pensar que se pudieran crear problemas para aprender una lengua extranjera, pero después de llevar el libro más avanzado creo que puede ser una herramienta muy buena para desarrollar la comprensión lectora y aprender contenidos culturales, pragmáticos, socioculturales y léxicos.

Me gustaría compartir con vosotros 3 propuestas de problemas para la clase de ELE que he creado para a partir del nivel B2, no son brillantes, pero no están mal para empezar. ;)

Problema 1

Juan Pérez Martín se va a estudiar un año a Inglaterra. Al final de una de sus clases, un profesor quiere hablar con él para saber si es capaz de seguir las clases con normalidad y ofrecerle su ayuda en tutorías, ya que sospecha que el nivel de inglés de Juan no es muy alto. Juan ya está saliendo por la puerta de la clase cuando el profesor le llama: “Mister Martin, can we talk, please?” Juan ha oído y entendido el mensaje, sin embargo no se detiene y sale de la clase tranquilamente.

¿Qué problema de comunicación existe en esta historia?

Problema 2

Michael Windham es de Estados Unidos, tiene 17 años y se va de vacaciones a España para visitar a su primo Jaime de 21 años.  Jaime invita a su primo a tomar algo con unos amigos a un bar del barrio el viernes a las 10 y media de la noche. A pesar de que a Michael le gustaría ir, sabe que no debe meterse en líos durante su viaje y la rechaza amablemente. Jaime tiene la impresión de que su primo es un aguafiestas.

¿Qué ha fallado en la comunicación entre estos dos primos?

Problema 3

Rachel Green se ha casado con un español que estaba trabajando en Estados Unidos por dos años. Al final deciden irse a vivir a España. Rachel habla bien español, pero nunca ha estado en España por mucho tiempo. Al mudarse a su nueva casa española, hay un problema con la electricidad del pasillo. El electricista llega a la casa, arregla la avería y cuando está preparando la factura, pregunta a Rachel: “¿Lo quieres con o sin?” Rachel no tiene ni idea de lo que el electricista le está diciendo.

¿Cuál es la intención del electricista? ¿Por qué Rachel no entiende el sentido de la pregunta?

La metodología  que propone la obra para presentar estos problemas sería más o menos el siguiente: en grupos de 3 o 4 alumnos leen el texto primero, después realizan una tormenta de ideas entre todos con las opciones que crean que explican este suceso, para luego por escrito hacer un análisis más desarrollado para investigar la viabilidad de cada idea. Por último, se realizaría un breve debate para valorar que opción sería la más razonable y se contrastaría con la solución aportada por el profesor. Además, el profesor puede aportar alguna pista a lo largo del proceso si lo cree conveniente.

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en ELE, Lectura ELE, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El aprendizaje de ELE basado en problemas

  1. Julia Peña dijo:

    Gracias por tus propuestas. Sin duda las llevaré a la práctica con mis estudiantes próximamente. Una curiosidad: creo entender lo que sucede en los dos últimos casos, pero, por más vueltas que le doy, no logro sacar el problema del primer caso. ¿Alguien podría aclarármelo? Un saludo.

  2. El problema es que los anglófonos no están familiarizados con el sistema de apellidos españoles. En español hay dos apellidos (el del padre y el de la madre), in inglés uno (el que era originariamente el del padre). Por eso, cuando un anglófono ve un nombre hispanohablante suele creerse que el primer apellido es un segundo nombre y que el apellido es solo el último. Así, en este problema el profesor decía “Mister Martin” (el segundo apellido), y no Mister Sánchez (el primero).

    Me alegra mucho oír que los vas a poner en la práctica, gracias por tu visita ;)

    • Julia Peña dijo:

      Interesante. Hasta ahora pensaba que quizá se debía a una posible interferencia por la pronunciación del apellido, ya que los anglófonos están más familiarizados con el nombre Martin (llano) que con el apellido español agudo Martín. Gracias por tu rápida respuesta. ¡Estaba en ascuas!

      • Sí, no te falta razón, ese es otro factor añadido. La confluencia de ambos (sistema de apellidos y pronunciación) hacía bastante difícil la comunicación. ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s