Lee para que lean: dislexia y lectura I

Saludos de nuevo,

Como una semana más, aquí os traigo una nueva entrega sobre lectura y ELE. Debido a la buena acogida que ha tenido la entrada “La dislexia y el aprendizaje de lenguas extranjeras“, hoy me gustaría profundizar más en este tema y enfocarlo más en los problemas de lectura de las personas disléxicas. Además, también trataremos las adaptaciones que podemos hacer nosotros como profesores de lenguas extranjeras para que estos problemas de lectura no lleguen a ser un obstáculo insalvable.

Como ya dijimos en la anterior entrada, la dislexia es un problema de aprendizaje que afecta principalmente a la lectoescritura. Por esta razón, es esencial conocer previamente cómo puede afectar la dislexia a la lectura, para poder adaptar nuestra metodología y materiales en el aula. De forma resumida, las personas disléxicas pueden presentar estos posibles problemas de comprensión lectora (García Salas, 2012: pp. 26-27):

– Omite letras y/o palabras.

– Confunde letras y/o palabras.

– Añade letras que no están escritas.

– Invierte el orden de las letras.

– Le cuesta leer palabras desconocidas.

– Balbucea y/o repite palabras.

– Falsos inicios.

– Se pierden durante la lectura.

– Problemas en la decodificación que provocan una lectura lenta, titubeante y carente de ritmo.

– Se muestra disgustado a la hora de leer en voz alta.

– No respeta los signos de puntuación.

– Presenta dificultades de comprensión lectora: no recuerda aspectos que acaba de leer.

– No es capaz de extraer conclusiones o inferencias del texto leído.

– Recurre a sus conocimientos previos sobre el tema para responder a preguntas sobre el texto que acaba de leer, en lugar de explicar la información que la lectura ofrecía.

Esta larga lista no significa que las personas con dislexia tengan todos estos problemas a la vez. Cada caso suele ser distinto, por lo que algunos individuos presentan algunos problemas que otros no tienen. Por ejemplo, puede haber personas con dislexia a los que les cueste leer palabras nuevas y confundan letras, y, sin embargo no se muestren disgustados por leer en voz alta. Antes de realizar una adaptación, es necesario un análisis de los problemas de lectura que presente el alumno y sus puntos fuertes. Así podremos elegir las adaptaciones que más vayan a ayudar según las necesidades que existan.

Después de este repaso de la dislexia y las dificultades de lectura, la próxima semana presentare algunas propuesta para la adaptación de nuestra metodología y materiales para personas con este problema de aprendizaje. Para adelantaros algo, os diré que previamente es aconsejable concienciar al resto de los compañeros del aula para que puedan entender lo que es la dislexia y la necesidad que tienen este tipo de estudiantes de materiales y métodos educativos diferentes. De esta manera, se favorecerá una mejor integración de la persona disléxica en clase y que el resto de compañeros tengan una actitud positiva y no lo vean como un favoritismo.

Bibliografía:

María García Salas (2010): La enseñanza de español lengua extranjera a alumnos con dislexia, Barcelona (Trabajo de Investigación del Máster Oficial Experto en Español Lengua Extranjera en Ámbitos Profesionales). Recuperado el 9/10/2013, de: diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/…/master_ELE_MarinaGarcia.pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lectura ELE, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lee para que lean: dislexia y lectura I

  1. Pingback: Lee para que lean: dislexia y lectura II | Utopía graduada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s