Primeras reflexiones sobre el español en USA

Me he animado a escribir esta entrada como testigo de la lengua española en mi zona de Estados Unidos para acercaros de primera mano mis primeras observaciones. La presencia del español en Durham (Carolina del Norte) es innegable, pues allá donde vayas es raro no encontrarse con algún letrero en español. Además, los supermercados tienen su sección de alimentos hispanos, la biblioteca cuenta con una abundante sección de libros en español, y el hospital tiene intérpretes hispanohablantes y folletos en español. Uno de los aspectos que más me ha sorprendido es la diversidad medios de comunicación hispanos es sorprendente: periódicos, canales de radio, televisión y youtube (abajo os dejo un ejemplo de un noticiero digital).

De acuerdo con el censo de 2010, la población hispana de Durham está en torno al 15% de la población total de 228.000 personas. Su origen es principalmente de El Salvador y México. Las expectativas para la minoría hispana es positiva, por un lado por los que llegan nuevos desde Centroamérica (es común escuchar ¿esta va a ser tu primera navidad en Estados Unidos?). Por otro lado está el “bebe boom” (término con el que se conoce a la alta natalidad entre los hispanos en USA).

Estas semanas no he parado de pensar cuál iba a ser el futuro de Estados Unidos respecto al español ¿Serán acertadas las previsiones para el 2050 que estiman que USA se convertirá en el país con más hispanohablantes del mundo? ¿Llegará Estados Unidos a ser un país bilingüe? Una duda cruza mi mente cada vez que me hago estas preguntas, pues las nuevas generaciones de hispanos parecen adoptar el inglés en claro detrimento de su español. Los niños hispanos que conozco hasta ahora hablan inglés con sus amigos hispanos porque es el idioma de su contexto escolar. La comunicación en español con sus padres parece irregular, bien porque algunos tratan de hablarles solo en inglés o porque los hijos se muestran perezosos a utilizar el español con los padres cuando estos les hablan en español.

Tengo la impresión de que muchos de estos niños probablemente acaben por perder su bilingüismo o su español quede confinado a una comprensión muy limitada. Desde luego es muy improbable que aprendan a leer y a escribir en español a una edad temporana. Las causas de esta situación pueden ser diversas:

– Las instituciones públicas tienen interés únicamente en que los niños hispanos aprendan y se alfabeticen únicamente en inglés para así adaptarse mejor a la “sociedad americana”. La consecuencia es que, a diferencia de otras áreas, en Durham no existe ningún colegio o instituto que ofrezca una educación bilingüe.

-Algunas familias también sienten una presión lingüística y temen erróneamente que sus hijos no hablen bien el inglés si también se les habla en español en casa.

Y hasta aquí estas son mis impresiones personales y parciales sobre el español en Estados Unidos. Desde luego el futuro del español en las nuevas generaciones de hispanos no parece muy esperanzador ¿Tomarán conciencia a tiempo las instituciones públicas y las familias del valor del bilingüísmo? Os seguiré informando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El español en USA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s