Dos meses en un instituto público de Estados Unidos

Para respirar hay que tomar aire y para escribir también. Pero aquí estamos de vuelta en Utopía Graduada con nuevas ideas y nuevas experiencias. Desde hace dos meses estoy enseñando español en un instituto público de Carolina del Norte y sin duda está siendo la experiencia profesional con más retos y de la que más orgulloso me siento.

Enseño seis clases de nivel inicial, unos 30 estudiantes por clase, más de 180 estudiantes en total. Ser profesor novato en este tipo de entornos es todo un reto, pues los máster de ELE no parecen estar enfocados para un entorno tan complejo y exigente como es la escuela pública.

La enseñanza en la pública es un auténtico arte por alcanzar la armonía y el aprendizaje en un grupo numeroso de adolescentes. Y tras acabar las clases, el trabajo continúa con llamadas a padres, planear más lecciones, montañas de papeles por corregir y reuniones de todo tipo. El ritmo es frenético, la supervivencia es el objetivo y la serenidad el único camino a la felicidad del docente: lo que no se hace hoy, se hará cuando se pueda.

Al final de las clases siempre queda la satisfacción de ver por los pasillos a tus estudiantes que te llaman: “¡Hola, Señor Sánchez!” y tratan de tener unas palabras cordiales contigo en la lengua de tu tierra.

Utopía ha regresado con ilusión y fuerza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El español en USA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dos meses en un instituto público de Estados Unidos

  1. Decercaydelejos dijo:

    Hola:

    Tengo una pregunta sobre el tema de ser profesor en EEUU. He oído que allí hay profesores que, independientemente de su nacionalidad, son obligados a enseñar el español de Sudamérica y Centroamérica en vez del español de España. No sé si será tu caso, ¿qué español enseñas?, ¿tienes que decir «colectivo», «carro» y «auto» en vez de «autobús» y «coche»? ¿Te permiten enseñar a pronunciar la zeta?, ¿o no te permiten enseñar todos los fonemas y te obligan a sesear y consecuentemente a pronunciar igual «seropositivo» y «0+» («cero positivo») y otras palabras que en Europa no son homófonas? Es lógico que en un idioma que está esparcido por el mundo haya diversos acentos y maneras de expresarse, pero ¿es realmente es necesario que alguien tenga que renegar de su forma de hablar (siendo ésta total y absolutamente correcta) y sea obligado a enseñar en su lugar una variedad regional (que también es correcta) que le es ajena? No lo entiendo. Especialmente teniendo en cuenta que su capacidad para diferenciar sonidos puede ser muy útil a sus alumnos y reducir el número de faltas de ortografía (aunque no eliminarlas del todo) , como puede verse en estos ejemplos:

    http://conletraclara.blogspot.com.es/2011/05/homofonos-taza-o-tasa.html

    http://notinerd.com/galeria-10-tatuadores-y-tatuados-que-no-se-graduaron-de-la-escuela-primaria/
    y un largo etcétera..

    Un saludo

    • He trabajado en varias escuelas de secundaria y en ninguna me han mencionado que no puedo usar el español de España. Yo trato de utilizar materiales de audio y video diversos para que los estudiantes se vayan acostumbrando a la diversidad del español. En cuanto a la enseñanza del vocabulario, intento seleccionar las palabras más utilizadas para todo el mundo hispano o, si viene al caso, explicarles las diferencias entre países.

      ¡Espero poder haber respondido a tu pregunta, un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s